F1: Un ensayo de los nuevos viejos tiempos