Santero se quedó con todo