El coronavirus amenaza los calendarios